Tecnología de impacto para abrir nuestro gobierno

hackathon

Referencias pueden ser encontradas en blog pasado.

El pasado 2 y 3 de Febrero se llevó a cabo el Open Data Monterrey, primer hackathon cívico en la ciudad lidereado por Juan Pablo Escobar. Se convocó a desarrolladores, diseñadores y principalmente ciudadanos interesados en cambiar o mejorar las cosas que vivimos como sociedad, además de invitar organizaciones y fundaciones a compartir datos de manera transparente para ser usados por los equipos participantes. En el evento se aprovechó para hacer pública la liberación de la “Application Program Interface” (API) del Centro de Integración Ciudadana (CIC) y el uso de la plataforma CodeandoMexico.

Open Data Monterrey deriva de un movimiento que se ha empezado en el Distrito Federal desde hace 2 años con más de 5 hackathons diferentes enfocados al desarrollo de aplicaciones de impacto cívico a través de la colaboración entre tecnólogos con organizaciones y el mismo gobierno. Esta iniciativa busca en particular conectar el mundo tecnológico con la sociedad civil, poniendo sobre herramientas de vanguardia principalmente al gobierno, impulsando la participación y empoderando a la ciudadanía. Hacking Cívico en busca de un gobierno más transparente, abierto y en vías tecnológicas con la siguiente versión: Gobierno 2.0. No obstante el movimiento empieza en países primermundistas con la participación de grandes activistas como Aaron Swartz, gran creyente del poder de la tecnología combinada con otras disciplinas.

En lo personal no fue difícil atraer participantes. La gente como parte de la sociedad civil entiende las necesidades y áreas de oportunidad que vivimos a nuestro alrededor. Saben que más que la queja debe existir la proactividad, y cada uno de los participantes tras una computadora, conocían el poder con el que contaban en ese momento gracias a la tecnología para hacer algo de verdadero impacto cívico. Lo que fue realmente difícil fue atraer más organizaciones, más fundaciones, involucrar al gobierno, hacerles ver el poder de la tecnología en este contexto. Una organización que marcó un gran ejemplo en este evento, y que insisto, están marcando una gran pauta a nivel nacional es el CIC. Con una base de datos que tiene recabados más de 30K reportes capturados por diferentes medios, e impulsando el fenómeno de participación ciudadana que ellos mismos han comenzado con apoyo de redes sociales principalmente, puedo estar tranquilo sabiendo que en verdad se está sintiendo un movimiento.

El problema siempre estuvo presente, ¿cómo explicamos el concepto detrás de Open Data Monterrey a las organizaciones para sumarlos? En algún punto sentimos que estábamos evangelizando de más a algunas personas. Pero nos dimos cuenta que esa no era la manera de hacerles ver el poder de los datos abiertos y un montón de geeks trabajando. La manera era invitándolos a que asistieran al evento y vivieran la dinámica de un hackathon combinado con los datos disponibles. Lo que ocurre con el uso de datos es la presentación de información que tiene sentido para quien la consume. Creo que esta es la parte difícil, así que la explicaré con un ejemplo. Imaginemos que Fundación Transparencia, dedicada al estudio de situaciones en nuestra sociedad, ha recabado datos sobre robos en general ocurridos en México a lo largo de sus 3 años operando gracias a encuestas, entrevistas, y recientemente con tecnología, mediante reportes usando Twitter, Facebook y otras redes sociales. Todos los datos deben estar en algún lugar, y el primer paso cuando la Fundación es pequeña es almacenarlos en papel. Al darse cuenta que es mucha información empiezan a usar una hoja de cálculo, pero al tener un límite de almacenamiento y el mantenimiento de la hoja de cálculo se vuelve casi imposible, optan por un sistema de software para generar el registro de cada reporte. La Fundación Transparencia ya compartía sus datos como reportes en formato PDF en su sitio web, pero se percatan que al tener todo sobre una plataforma tecnológica pueden presentar estos datos con gráficas y más detalles que terminan transformando estos datos secos en información de valor. Lo más interesante es que por si fuera poco, la Fundación tiene la posibilidad de liberar los datos no sólo en un formato legible para personas con esas gráficas, sino que puede ser extraído por máquinas como lo menciona el Open Government Working Group. El impacto de esto es palpable en sitios como SeeClickFix donde los datos además de ser generados por ciudadanos y presentados en un formato humano, pueden ser extraidos desde su API, donde desarrolladores y diseñadores en conjunto pueden generar aplicaciones que consuman y generen reportes. Evidentemente lo que ocurre es que la participación ciudadana sucede gracias a la tecnología en tiempo real y de manera masiva, sin límites, sin fronteras como lo es Internet. Eventualmente Fundación Transparencia está generando más movimiento y participación en contraste con lo que el mismo gobierno está consiguiendo. Aquí es donde el gobierno reacciona y termina adoptando estos modelos para operar mejor frente a la ciudadanía. El gobierno debe ser operado y visto como Internet: transparente y sin fronteras, donde la gente no se queja, sino se empodera y en este caso presiona a que el gobierno actúe más rápido de lo que ya lo hace. A esta altura mi ejemplo debe dejar un poco claro el potencial de la tecnología vinculada con el gobierno.

No sólo es el CIC. Existen otras organizaciones involucradas en participación ciudadana e impacto cívico-social. Recientemente en el último OpenDataMX se presentó un sitio donde ya se tienen datos curados (limpos de todo ruido adicional) accesibles para desarrolladores, trabajada por el equipo de Infotec en conjunto con el Gobierno del DF. Otros organismos como Fundar, SocialTic y Citivox han impulsado este movimiento desde sus inicios en México, así como respetados amigos: Jorge Soto, Rod Wilhelmy, y muchos más.

Apenas inicia este movimiento y podrá verse muy hacker desde una perspectiva externa, pero se sentirá cada vez más fuerte conforme pase el tiempo, cuando esa parte de la sociedad que falta asimile el poder de la tecnología en la rama cívica y social. Veo un México más participativo, movido por la tecnología de proyectos replicables y sostenibles por API’s accesibles en tiempo real no sólo de organizaciones, sino del mismo gobierno. Veo un país donde los planes de estudio de los futuros tecnólogos y ciudadanos incluyen la materia de Tecnología en la Sociedad, y una materia más en el área social para entender el uso y aplicación de la transparencia con tecnología. Veo una comunidad fuerte de hackers, diseñadores y ciudadanos convirtiendo a México en un país más abierto y honesto, colaborando en grandes proyectos por la retribución de ver el país que todos nos merecemos.